hotel oriental

.Las habitaciones de este hotel serán ocupadas por algunos fetiches, obsesiones e impresiones del mundo asiático.

9.26.2008

bangkok dreamin'

Una de las razones para este préstamo/robo es poder leer oraciones como esta:
"(...) suspendidos temporalmente en espacios transitorios (...) como si atravesasen etéreos limbos."



Ploy (Pen-ek Ratanaruang, 2007)

Diego Faraone

A lo largo de su vida, el director tailandés Pen-ek Ratanaruang (Last life in the universe, Invisible Waves) pasó mucho tiempo en países extranjeros, y los viajes y el contacto con otras culturas fueron constantes desde su juventud. En sus películas, los personajes normalmente se encuentran de paso, lejos de su tierra, suspendidos temporalmente en espacios transitorios (apartamentos alquilados, barcos, bares, habitaciones de hotel), como si atravesasen etéreos limbos. La pareja protagonista de Ploy viaja desde Estados Unidos a Tailandia, debido a la muerte de un familiar. Al comienzo de la película se los muestra en un tedioso viaje en avión y en seguida en su arribo a un hotel de Bangkok. Hay muchos detalles llamativos en estas primeras escenas: en primer lugar, la pareja aparece en una toma, él despierto y ella dormida; luego al revés. La idea de incomunicación, de cierta desconexión entre los miembros de la pareja se planta desde un comienzo. Luego, el sonido. A lo largo de toda la película existe un murmullo de fondo que propicia un estupor permanente. Primero los apagados sonidos de las turbinas del avión, luego, sofocados ruidos provenientes de la calle, más adelante la banda sonora, tenues y sostenidas notas de órgano que refuerzan el embotamiento y un constante estado de somnolencia.
La primera vez que Ploy entra en pantalla, surge como una aparición, como un sueño. La toma es breve y sutil, pero absolutamente atípica. La chica pide fuego al protagonista, entra y sale fugazmente del cuadro. Al irse, la cámara queda quieta, fuera de foco durante unos segundos, apuntando hacia la nada. Queda instalada la idea de que pasó algo asombroso, una ilusión, un espectro capaz de cortar el aliento y la reflexión. No pasaron ocho minutos de película y Ratanaruang ya demostró que es un director sumamente inquieto e innovador, y un detallista puntilloso a nivel plástico. Su cámara filma a los personajes en encuadres atípicos, por lo general situada por debajo de su cintura, y con lentos y cadenciosos movimientos.
La pareja se encuentra visiblemente aturdida por el desfasaje horario, y, pronto se descubrirá, atravesando una determinante crisis conyugal. En este panorama aparece Ploy, quien despierta celos en la mujer y vaya uno a saber qué sentimientos en el protagonista, que por la edad podría ser su padre. El conflictivo triángulo instala cierta tensión en el cuadro, y llega a desencadenar inesperados y crudos estallidos de violencia. Paralelamente, en otra habitación del mismo hotel, una mujer de la limpieza y un barman tienen sexo en largas y distendidas escenas de alto voltaje erótico.
En la película comienzan a sucederse situaciones que, se descubrirá luego, son sólo ensoñaciones de los protagonistas. En este sentido, el filme está lleno de escenas tramposas, que muestran cosas sin que sucedan realmente; en algunos casos sólo representan deseos inconscientes, en otros, situaciones que podrían haber sucedido, rumbos que la película podría haber tomado pero que sólo quedan sugeridos.
Ploy (la imponente Apinya Sakuljaroensuk) es uno de los principales enigmas del filme; la singular belleza de esta lolita tailandesa es de lo más inquietante: su enigmático rostro revela a una niña y una mujer madura al mismo tiempo, su mirada, un pasado denso y mil turbulencias. Demasiado joven y desgarbada para los 19 años que dice tener, viste una remera semiandrajosa -¿se habrá rasgado o será una moda?-, y lleva un ojo levemente amoratado. El contenido de su cartera también amplía el misterio: maquillaje abundante, una yilé junto a un vidrio espejado. Ratanaruang es maestro en el arte de insinuar, dejando asomar todo el tiempo zonas de sombra que el espectador debe llenar con su propia intuición. La película se inscribe en esa clase de filmes ingrávidos y atmosféricos que parecen sueños, y que detrás de ellos esconden a auténticos autores, maestros del artificio y el lenguaje cinematográfico. A medio camino entre el cine de Wong Kar-wai y el de David Lynch, sin los desbordes característicos de uno y otro, Ploy sobresale como el mejor filme que Ratanaruang ha pergeñado hasta la fecha, y uno de los más importantes del cine tailandés actual.


Prestado por denmen celuloide

6 comentarios:

JMS dijo...

Pues nada Juniper. Sino que como sé que te interesa todo lo asiático y te gusta el señor Tony Leugh, pensé que te interesaría leer mi post sobre la cinta Lust, Caution. Aquí te lo dejo y te advierto que no soy de esos que dejan comentarios con links a su propio blog, eso es despreciable :) Solo lo hago porque creo que te interesa, Bye.

http://desdelabutaca.wordpress.com/2008/09/26/lust-caution-pasiones-peligrosas/

faraway dijo...

Muchas gracias Juniper, quedó mejor tu post que el mío. Sos todo, te mando un gran abrazo!

Juniper Girl dijo...

jajaja como así, pero si esta igualito! :P

Lee Min kyo dijo...

Yo estoy algo out del cine thai más allá del cine de terror (en el cual son unos maestros), pero la verdad es que con esta critica me animas a verme esta pelicula. Además la actriz tiene algo que te llama, un exotismo extraño y misterioso que te invita a ver que es capaz de hacer. Apuntada queda para mi lista...

Por cierto, voy a afiliar tu blog con el mio... me gusta mucho. Un beso!

Juniper Girl dijo...

Bueno, gracias entonces a Diego (denme celuloide) quien fue el que escribió este texto, con el cual coincido casi completamente.
Animate que no te vas a arrepentir.

Saludos y gracias.

P.d: otro blog que te recomiendo para agregar porque pone mucha cosa asiática interesante es beijingchic.blogspot.com

Sfumato de Marte dijo...

A mí me gustó mucho más Last life in universe, aunque Ploy está muy emparentada conceptualmente con ésta y enfatiza en el estilo sombrío, casi manierista de Ratanaruang.

Chévere, igual me da mucha curiosidad por ver Nymph...